Tuesday, August 30, 2005

Otras iglesias cristianas, Semana 2005

Movimientos Neopentecostales

Los movimientos neopentecostales o movimientos carismáticos, de fundación reciente, según el estudio de Beltrán, son más liberales que otras iglesias pentecostales. No restringen a las mujeres su forma de vestir o el maquillaje.

Para Sandra Casilimas, una joven modelo, líder de este movimiento: "son exageraciones y fanatismos que no conducen a nada. Nosotros también nos preocupamos por los gustos de las personas, por ejemplo de los jóvenes, ellos pueden disfrutar de todo en forma sana, eso lo hacen acá".

En Bogotá, el más grande de estos movimientos es la Misión Carismática internacional, con casi 90.000 miembros. En el año 2000 tuvo el crecimiento más rápido en la historia de movimientos cristianos en la ciudad.

César Castellanos la fundó en 1983, junto a su esposa, Claudia Castellanos. La iglesia está dirigida principalmente, a los jóvenes. Su método de expansión es el sistema de los doce. Como explica Beltrán, cada miembro, después de haber sido liberado de los "espíritus malignos" en un retiro espiritual, es adoctrinado en una escuela de liderazgo.

La idea es conseguir que cada una de estas personas se convierta en líderes de sus propias células, o grupos de estudio bíblico. Cuanto mayor sea el carisma de estos líderes, mayor cantidad de discípulos tienen. Todos los discípulos le deben fidelidad al líder.

"Mira nena, deberías asistir a una célula, allí nos damos cuenta de que el verdadero camino está con el Señor. Antes, yo tomaba mucho y les gritaba a mis papás por mi novio. Pero, ahora, Jesucristo es mi novio, es quien guía mi camino", dice Marcela Poveda, de 20 años, vinculada hace seis años la Iglesia.

Pentecostalismos mágicos

Las iglesias que siguen el pentecostalismo mágico, según el sociólogo William Beltrán, son organizaciones independientes que, a pesar de compartir rituales con los pentecostales, como el estudio bíblico, más que buscar un camino a la salvación eterna, quieren lograr la felicidad en la tierra.

Los profetas de estas iglesias prometen favores divinos y milagros para sus seguidores, "La divinidad de Dios está al servicio de nosotros para concedernos milagros", dice el profeta Esteban.

El creyente debe ahuyentar los demonios y los espíritus malignos mediante la oración y los diezmos. "Hermanos, ¡Oren! Eviten ser conducidos por las garras de Satanás", dice, mientras dirige el encuentro diario de los creyentes, en la Avenida Primero de mayo, una de las sedes de La Oración fuerte al espíritu Santo, la organización de este estilo que acoge mayor número de personas en Bogotá. Tiene 20 congregaciones y casi 11.000 miembros.

En la sede del barrio Chapinero, exactamente en la carrera 15 con calle 52, un grupo de personas ora con las manos abiertas y los brazos en alto. Uno de los tres hombres con camisa blanca y corbata conduce una canasta grande artesanal al púlpito, justo al frente de las sillas acolchonadas con espaldar que tiene la iglesia.

El pastor, con micrófono en mano, comienza a rezar. En el fondo se encuentra la imagen del monte Sinaí, en relieve. "Ahora, todos vamos a ofrecer los cinco, cuatro o dos mil pesos el día de hoy. Tengo fe en que para la próxima campaña ocurrirán muchos milagros", dice.

Todos responden en coro: "Sí, sí ¡ocurrirán! ¡Ocurrirán!. Señor te ofrezco estas peticiones de tus seguidores para que hagas en ellos obras maravillosas". Cuando termina el encuentro, en la puerta de la iglesia, los fieles pueden comprar un delicioso envuelto con gaseosa a mil pesos.

Esta iglesia nació en Brasil y ahora tiene más de seis millones de fieles en todo el mundo. Edir Macedo es el fundador y cabeza de la organización que ingresó a Colombia a principios de la década de los 90.

En su estudio sobre el tema, Beltrán dice que esta organización busca alejar a los demonios de la comunidad. El profeta Johan dijo un miércoles por la mañana desde la estación de radio: "huya de las energías malignas y demoníacas que quieren hacerle daño".

Al mismo tiempo, ofreció los elementos religiosos de la iglesia para la sanación y la liberación del creyente: las piedras de las tumbas de Jesús, el agua bendita del rió Jordán, la sal milagrosa, la rosa bendecida por el espíritu santo, entre otros. Aseguró: "Señora, la sal milagrosa puede ayudarle a que su hijo Alberto vuelva a la casa, no dude en adquirirla, lo más pronto posible".

0 Comments:

Post a Comment

<< Home